Villavicencio sin agua entre 30 a 45 días por derrumbe en bocatoma
Villavicencio sin agua entre 30 a 45 días por derrumbe en bocatoma

El Gerente Técnico de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio – EAAV, Félix Javier Muruaga Garzón, confirmó que para reconstruir los 120 metros de tubería de acueducto por gravedad que fueron arrasadas el pasado fin de semana por un derrumbe a la altura de la bocatoma, se tomarán entre 30 y 45 días.

Muruaga Garzón explicó que por las difíciles condiciones del terreno, los obreros que trabajan en la reconstrucción de la tubería de 33 pulgadas, tardarán entre un mes y mes y medio, para reparar el sistema.

El Gerente Técnico de EAAV, además advirtió que “se trata de un sector de difícil acceso, no solo por lo escarpado de la montaña, sino por el notable crecimiento del afluente y la fuerza que ha tomado su caudal desde el sitio donde se originó el deslizamiento de piedra y lodo, donde se formó una especie de tobogán que lanza con fuerza dicha remoción en masa”.

Muruaga señaló que helicópteros de la Fuerza Aérea Colombiana, asumieron las inspecciones aéreas por la zona del desastre, desde donde observaron la magnitud de los daños ocasionados por el fenómeno natural.

“Efectuados algunos sobrevuelos y ante las dificultades climáticas, no se ha podido dimensionar con exactitud los daños ni la cantidad de tubos que estaban adosados a las rocas de la montaña, motivos por los cuales una expedición de trabajadores está recorriendo la parte alta para despejar un camino y poder descender al sitio de la eventualidad, para lo cual se lanzarán unos cables y a manera de tarabita, establecer una comunicación entre los dos lados de la quebrada e iniciar los trabajos de reparación”, anticipó el Gerente Técnico de la entidad.

Por su parte, el Gerente de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio, Jaime Jiménez Garavito, reiteró que la administración continúa gestionando la construcción de una nueva fuente hídrica para el acueducto y terminar los inconvenientes que afronta la ciudad como consecuencia de las contingencias que ocasionan los fenómenos naturales.

“La propuesta que tiene la empresa hoy es construir una bocatoma alterna en la vereda María la Alta, desde la Quebrada Blanca, proyecto que tiene un costo aproximado a 25.000 millones de pesos y que se puede construir en dos etapas; la primera vale 16.000 millones, obra que interceptaría la actual tubería de aducción, en un punto que no es crítico porque se sale del cauce de dicho afluente y no hay ningún nivel de riesgo, propuesta que servirá para muchos años adelante”, afirmó Jiménez Garavito.

Explicó que se están tramitando otras acciones alternas, como la construcción de un tubo a través del túnel nuevo que se está construyendo en la vía de ingreso a Villavicencio, para que en un futuro se pueda captar agua desde la quebrada Susumuco, alternativa a mediano y largo plazo para cuando crezca esta capital y se requiera más líquido, también es una opción para la nueva bocatoma alterna.​