Tres condenados por desfalco de 2.000 millones en Castilla La Nueva
Tres condenados por desfalco de 2.000 millones en Castilla La Nueva

El Tribunal Superior de Villavicencio decidió que Agustín Hortua Rodríguez, extesorero municipal de Villavicencio, deberá purgar una pena en cárcel de 8,3 años de prisión, además de tener que pagar una multa de $2.000.000.000.

La decisión cobija a demás al particular Gabriel Fernando Hurtado Orozco, lo mismo que a José Marcelino Garavito Barrantes, exsecretario financiero del municipio de Castilla la Nueva, quienes aparecen como intervinientes en el delito de peculado por apropiación.

Contra estas dos últimas personas el juzgador ordenó que de manera individual purguen penas de 6,6 años de prisión además de afrontar una inhabilidad para el ejercicio de los derechos y funciones por el mismo término, y el pago de una multa de $2.000.000.000.

Por su parte, el exalcalde del municipio de Castilla La Nueva, José Arnulfo Perdomo Góngora, fue absuelto del delito de peculado por omisión del que fue acusado.

Los hechos

Agustín Hortua, extesorero de Villavicencio (Meta); José Marcelino Garavito Barrantes, exsecretario financiero del municipio de Castilla la Nueva (Meta) y el Gabriel Fernando Hurtado Orozco particular fueron judicializados por hechos ocurridos en diciembre de 2007.

La Fiscalía demostró que el tesorero de Villavicencio para la época de los hechos giró sin soporte $2.000’000.000 del departamento en favor de la Fiduciaria Corficolombiana cuyo comprobante de egreso figura a nombre de Fiduagraria.

Dichos recursos fueron entregados sin restricción de ser pagados a Hurtado Orozco, quien figura como primer beneficiario, esto a pesar de que no existía algún contrato, oferta o relación legal entre Orozco y el mentado del ente territorial.

En este caso el juez negó los subrogados de suspensión condicional de la pena y la prisión domiciliaria a los sentenciados. El fallo ordenó además la captura de Agustín Hortua Rodríguez, Gabriel Fernando Orozco Hurtado y José Marcelino Garavito Barrantes con el fin de cumplir la pena impuesta.