Rescataron a siete personas atrapadas por creciente del río Guayuriba
Rescataron a siete personas atrapadas por creciente del río Guayuriba

En coordinación con el Centro Nacional de Recuperación de Personal (CNRP) de la Fuerza Aérea Colombiana y la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgos de Desastres (UNGRD) se logró la extracción de dos personas de la tercera edad, 4 rescatistas de la Cruz Roja y 1 funcionario de la Alcaldía de Villavicencio, del aislamiento en el que se encontraban en la vereda Mi Llanito en el departamento del Meta.

El hecho se registró después de un arduo desplazamiento por palizadas, fangos y escombros, realizado por personal de la Cruz Roja y UNGRD para sacar a estas personas que ya llevaban mes y medio apartadas a causa de la desaparición de la vía de acceso a este lugar por la crecida del río Guayuriba.

Se trata del señor Hernando Ortiz de 86 años y su señora esposa Rosmina Montaño, de 71 años de edad, ambos se encontraban allí por temor a dejar y perder sus enceres, sin embargo, el poco abastecimiento y la falta de medicamentos y una cita médica de la señora Montaño, los obligó a pedir ayuda para cumplir con este control que le permitirá recibir nuevos suministros.

Al llegar al punto el personal de socorristas, verificaron las condiciones médicas de los dos adultos mayores para posteriormente proceder a Villavicencio, sin contar que el aumento del río les impediría su retorno a la capital llanera.

Inmediatamente el Comando Aéreo de Combate No. 2 fue notificado por el CNRP, tripulantes y rescatistas militares reaccionaron para atender este llamado de emergencia, configurando rápidamente el Helicóptero Huey II y dejándolo listo, en cuestión de minutos, para responder a la misión de Búsqueda y Salvamento Ángel y llegar a la vereda Mi Llanito para recuperar el personal atrapado y llevarlo a salvo a la Base Aérea Capitán Luis Francisco Gómez Niño.

Una Vez en tierra y luego de departir con el personal militar a cargo de la misión, los dos adultos mayores recibieron por parte del suboficial Wilmer Steek Alba, rescatista militar, la moneda marcada con la frase “un ángel de metal me salvó mi vida” como recordatorio de los hombres que arriesgan sus vidas para salvar la de otros.

El trabajo mancomunado de la Fuerza Aérea Colombiana con la Unidad Nacional para la Gestión de Riesgo de Desastres, seguirá fortaleciéndose bajo la política nacional “el Futuro es de todos”, reconociendo que trabajando de manera articulada podrán seguir protegiendo la vida e integridad de nuestros compatriotas.