Multaron a tres menores por gritar
Multaron a tres menores por gritar "empanas" a policía en El Dorado

Los hechos se registraron en el municipio de El Dorado – Meta, cuando tres adolescentes, dos de 13 años y uno de 14, pasaron en bicicleta y al ver a un uniformado de la Policía gritaron “empanadas”, en alusión a la polémica nacional que se ha generado por los comparendos a quienes venden o compran el tradicional alimento en puestos callejeros.

Según primeras versiones del hecho, los jovencitos habrían pasado en varias ocasiones junto a un policía, e hicieron la broma de manera reiterativa, lo que no cayó bien en el uniformado, quien les impartió comparendos por 282 mil pesos, para cada uno.

La defensa de los menores, la abogada Sonia León, aseguró que el policía “confrontó a los niños y los trasladó a la estación de Policía, desde donde llamaron a las madres de los menores, quienes tuvieron que desplazarse del municipio de El Castillo hasta El Dorado”.

“Cuando llegaron a la estación, transcurridas aproximadamente dos horas, se encuentran con la sorpresa de que son objeto de un comparendo porque sus hijos han violado el artículo 35 numeral 1 del Código Nacional de Policía que corresponde al castigo por irrespetar a la autoridad”, dijo la jurista.

León explicó que “Las mamitas de los niños, consternadas y muy afectadas por lo que consideran es un atropello, solicitaron la ayuda jurídica para no tener que pagar la multa debido a que son familias de muy bajos recursos”.

De acuerdo con lo narrado por los familiares de los adolescentes, los menores “fueron retenidos por varias horas en la estación de Policía donde al parecer los pusieron a hacer oficio mientras llegaban a recogerlos”.

Este miércoles la abogada radicó un recurso de reposición ante la inspección de Policía, buscando revocar los comparendos.

Además la abogada de los menores indicó que se pedirá investigar si a los niños les ordenaron asear laestación, sin la presencia de la Policía de Infancia y Adolescencia, la Personería o Comisaría de Familia.

Tras desatarse la polémica, el Departamento de Policía del Meta envió una comisión al municipio de El Dorado para iniciar una investigación tendiente a esclarecer los hechos.