Misión Felicidad: Líderes sociales generando cambios en Acacías
Misión Felicidad: Líderes sociales generando cambios en Acacías

Por Liliana Lucero

Ecopetrol y Responsabilidad Socio Ambiental Integral de Colombia S.A.S – RSIC, son los encargados de llevar Misión Felicidad a varios municipios del departamento del Meta, desde el pasado 15 de noviembre esta actividad se ha venido desarrollando en Acacías, para diferentes líderes sociales que promueven el cambio en la comunidad.

En un hotel apartado y en lo alto del municipio de Restrepo; donde la señal es casi nula y el verde es el color más predominante; Julio y Leonardo, son los encargados de recibir a las personas con una gran sonrisa y al ritmo de Happy de Pharrell Williams. En esta actividad hay una sola norma que se debe seguir al pie de la letra “Lo único que importa soy YO”. Vivimos para los demás y creemos ser felices con eso, pero ¿Qué pasa cuando por un tiempo dejamos que la vida siga su curso sin querer manipularlo?.

RSIC una empresa que se creó hace 4 años en Bucaramanga y su propósito es prestar servicios de formación a empresas para el desarrollo humano de quienes lo conforman Julio Rojas y Leonardo Méndez (conferencistas), Willinton Gamboa (Willy Clown), Mauricio Corredor (Yo me llamo Juanes) Jaime Alberto Cárdenas (Titiritero), David Árdila (Licenciado en Educación Física) y Mauricio Murillo (logística) son los responsables de hacer un viaje por el tiempo, donde tocan el alma y el espíritu. Proyecto y propósito de vida es el eje central, reconocerse como seres de varias dimensiones que ayudan a forjar una personalidad y un carácter que nos hace únicos.

Se busca que a partir de experiencias se realice un autoconocimiento, reconocimiento y elección de su mejor versión para un liderazgo basado en valores.

Gracias a la magia de los títeres, el poder de la música, la energía de actividades en grupo, la veracidad de las conferencias y la autenticidad del clown; esa es la fórmula perfecta para crear un modelo de capacitación basado en procesos vivenciales de formación a personas que en tan sólo 24 horas quedan impregnados de un cambio en cada uno de los asistentes para fortalecer su ámbito personal, familiar y social.

Una experiencia increíble, recomendada para cualquier persona que se quiera dejar llevar y olvidar la pena, es el comienzo para un cambio que transformará sus vidas.

Como dijo Julio Cortázar “Las palabras nunca alcanzan, cuando lo que hay que decir desborda el alma”. Para todo el staff de RSIC nuestros mejores deseos e infinitas gracias por 48 horas increíbles y darnos ejemplo de que en este país, si se puede construir paz.