Fiscalía enreda a Alan Jara con soborno por $3.500 millones
Fiscalía enreda a Alan Jara con soborno por $3.500 millones

En audiencia de imputación de cargos sobre los sobrecostos de la ESE Departamental del Meta, salieron a relucir varios detalles que implican al exgobernador Alan Jara en el recibimiento de sobornos por más de 3.500 millones de pesos.

Según lo señaló la Fiscalía, durante la audiencia de imputación, que durante los allanamientos a la firma contratista Global Environment and Healt Solution LCC, se encontraron documentos que relacionan pagos, a Alan Jara, ex gobernador del Meta; Wilmar Barbosa, alcalde de Villavicencio; Jacobo Matus, secretario privado; Jaime Rodríguez, candidato a la Cámara de Representantes.

Durante La audiencia, donde el ente investigador pidió medida de aseguramiento en contra de seis exfuncionarios implicados en el caso, se conocieron detalles alarmantes de cómo Alan Jara, habría participado de las irregularidades del caso.

Según los hallazgos de la Fiscalía, el contrato 864 del 14 de Julio de 2015, tenía un valor inicial de más $24 mil millones, sin embargo, el total fue de casi el doble, debido al pago de sobornos que habrían recibido varios funcionarios públicos del departamento.

Durante la audiencia, la fiscal del caso leyó la lista completa de quienes estarían implicados en las irregularidades: “Jaime $3.714 millones, Alan $3 mil millones, Sandra $1.857 millones, Jacobo $742 millones, Wilmar $742 millones, Fabián $120, Manuel $557, Miguel $100 millones, Burbano $100 millones y Jaime $2.150 millones de pesos”.

La Fiscalía, luego de revisar USB, computadores y documentos incautados, encontró un archivo denominado Meta SI 003 NA, el cual contenía comprobantes de egresos, comprobantes de pagos y colillas de cheques girados.

Aunque en varios de los casos se encontraron pruebas documentales de cómo se pagaron los sobornos, en el caso de Alan Jara no encontraron comprobantes.

Sin embargo la Fiscalía aseguró que tiene pruebas para demostrar cómo fue que el soborno terminó en manos del exgobernador gracias a la labor de terceros.

Otro de los nombres que aparecieron en el archivo digital, es el de Wilmar. Según la Fiscalía, ese nombre correspondería al actual alcalde de Villavicenio, Wilmar Orlando Barbosa Rozo, quien para la época de los hechos, estaba en pleno cierre de campaña.

Según lo explicó la Fiscalía, para la época en que se realizaron los pagos, Alan Jara era presidente de la junta directiva de la ESE departamental del Meta Solución Salud.

La Fiscalía, señaló que Alan Jara recibió un primer pago por $2.600 millones. La transacción se habría hecho con la ayuda de Jaime, quien sería un socio del contratista, de los cuales $1.600 millones habrían ido a parar a una cuenta en Estados Unidos. El resto del dinero, unos mil millones, llegaron a manos de Jara a través de Ricardo Gailier, explicó la Fiscalía.

“Por tanto, se puede inferir por parte de la suscrita que al señor Alan Jara se le pagaron un valor total de 3.714 millones de pesos por concepto del contrato de compraventa 864 de 2015”, dijo la Fiscalía durante la audiencia en contra de los funcionarios de la Empresa Social del Estado.

El dinero también se habría girado a los demás imputados en el caso:

Fernando Saavedra, asesor jurídico de la época y actual secretario general de la Empresa de Acueducto y Alcantarillado de Villavicencio.
Ricardo Gailer Garcés, representante legal de Global Environment and Healt Solution LCC, firma contratista.
Óscar Cardozo y Manuel Vásquez, exfuncionarios de la supervisión del contrato y de la subgerencia Financiera.
Danny Álvarez, exasesor jurídico de la Personería de Villavicencio y docente de la Universidad del Meta.
Se relacionan dineros girados a través de comprobantes de egreso con motivo de la celebración del cumpleaños de la exgerente de la ESE Departamental, Sandra Buitrago.

Cabe la pena destacar que sobre Alan Jara, la Procuraduría tiene abierta una investigación en su contra por el caso de la Refinería del Meta y también está bajo la lupa de la Fiscalía por las presuntas irregularidades durante su segundo mandato como gobernador, al crear la empresa de Petróleos del Llano – Llanopetrol y construir la refinería del Meta.

De hecho, cuatro personas que pertenecieron a su administración se encuentran procesados por los delitos de peculado por apropiación en favor de terceros, interés indebido en la celebración de contratos y contrato sin cumplimiento de requisitos legales.

Según la Fiscalía, son $18.265 millones los que se perdieron, además de los sobrecostos: se trata de un proyecto que comenzó costando casi $5.000 millones —para desarrollar estudios previos— y que terminó rondando los $72.000 millones.