Finalizó la implosión de la pila C del Puente Chirajara
Finalizó la implosión de la pila C del Puente Chirajara

Este miércoles a las 2:00 de la tarde, tal como estaba previsto, se adelantò la implosión de la Pila C del Puente Chirajara, en la vía Bogotá-Villavicencio, por lo cual el tránsito estuvo cerrado desde la 1:00 pm hasta las 3:00 pm, segùn lo confirmó Conviandes.

La demolición de la estructura necesitó de 15 minutos de preparación, y un minuto para la implosión, luego se dispuso de entre cinco y siete minutos para que se disipara el polvo.

La hora de la demolición se programó teniendo en cuenta la velocidad del viento y el tráfico vehicular y para ello se dispuso la suspensión del paso vehicular a la altura de los peajes Naranjal y Pipiral respectivamente.

Conviandes estableció para la demolición de la estructura un completo operativo de seguridad, conforme al Plan de Contingencia, el cual contó con el apoyo de las autoridades y organismos de socorro de la región.

La actividad la realizó el grupo de expertos de la firma Demoliciones Atila Implosión SAS, contratada por Coviandes, utilizando explosivos controlados, lo que disminuyó la sismicidad, el impacto en la caída, el ruido y la dispersión de material particulado.

En la implosión de la Pila C del Puente Chirajara se usaron cerca de 200 kilos de explosivos, 3.000 metros de cordón detonante, cerca de 30 detonadores y participarán once expertos en el tema.

A esta hora ya inició el tráfico vehicular normal y el proceso de remoción y recolección de escombros, los cuales se harán cumpliendo las medidas ambientales y de seguridad que se tuvieron en cuenta también en la pila B.

Cabe la pena destacar que el pasado 15 de enero, uno de los pilares del puente en construcción colapsó causando la muerte de nueve trabajadores de la obra.

Según la investigación el incidente se produjo como consecuencia de fallas en el diseño.

Solo quedó en pie la pila C, pero los expertos hicieron un análisis de las condiciones de diseño de esta estructura y concluyeron que tiene los mismos errores de la que que se derrumbó, por lo que se determinó demolerla.

Los expertos concluyeron que la cimentación actual está en buenas condiciones, por lo que decidieron no destruirla y en consecuencia se mantendrán para, sobre ella, construir el nuevo puente, lo que ahorraría 12 meses en la ejecución de la obra.