Carro bomba en Escuela de Policía General Santander
Carro bomba en Escuela de Policía General Santander: 21 muertos y 68 heridos

Las autoridades confirmaron que la cifra parcial de muertos se elevó a 10, mientras que se registraron 87 heridos, por el carro bomba que explotó en la mañana de este jueves en la escuela de la Policía General Santander en Bogotá.

La mayoría de los heridos se trata de alumnos de la institución, tras el atentado una persona murió en el lugar de los hechos, las demás víctimas mortales fallecieron en centros asistenciales.

Primeras versiones indican que una camioneta de alto cilindraje habría ingresado a la fuerza a la institución, y al llegar cerca a los alojamientos de cadetes estalló causando la tragedia.

Los heridos fueron trasladados a diferentes centros asistenciales de la capital, y los de mayor complejidad son remitidos al Hospital Central de la Policía.

Entre las víctimas mortales se encuentra una cadete ecuatoriana, iodentificada como Erika Chicó, quien se encontraba en calidad de intercambio académico.

«Entre las víctimas del atentado se encuentran la cadete ecuatoriana Erika Chicó, quien lamentablemente falleció, y la cadete Carolina Sanango, que sufrió heridas leves. Otros jóvenes ecuatorianos que estudiaban en la Escuela de Cadetes se encuentran a salvo», según un comunicado oficial de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia de Ecuador.

Identificaron al autor del atentado

Este sería el autor del atentado, identificadio como José Aldemar Rojas

Tras un Consejo extraordinario de Seguridad, el fiscal general de la Nación, Néstor Humberto Martínez, reveló que ya fue identificado el autor material del atentado terrorista, se trata de José Aldemar Rojas Rodríguez, quien ingresó a las 9:30 de la mañana en una Nissan Patrol de placa LAF565, modelo 93 color gris.

“Su bitácora en el Runt demuestra que su último acto ante las autoridades de tránsito se llevó a cabo en la ciudad de Arauca, con ocasión de la revisión técnico mecánica que se efectuó el 27 de julio de 2018”, explicó Martínez Neira.

Rojas Rodríguez tenía 56 años, nació en Puerto Boyacá y residía en la vereda del Boja, un corregimiento de Cubará – Boyacá, y tenía amputada la mano derecha.

Este sujeto era el propietario de la Nissan Patrol, de placas LAF 565, que estalló en la escuela.

El fiscal Martínez también reveló que el primer reporte de los explosivistas indica que el vehículo iba cargado con 80 kilos de pentolita, un poderoso compuesto con alto poder explosivo.

Por su parte, el presidente Iván Duque condenó el hecho y manifestó que el atentado terrorista “no quedará impune”.

“Este demencial acto terrorista no quedará impune, los colombianos nunca nos hemos sometido a terrorismo, siempre lo hemos derrotado y esta no será la excepción. No nos doblegarán”, declaró.

El jefe de Estado afirmó que ordenó a las Fuerzas Militares y Policía Nacional emprender todas las acciones necesarias para determinar, en coordinación con la Fiscalía, la identidad de los responsables y prevenir cualquier acción criminal.

El alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa, dijo anunció que ya se iniciaron las investigaciones tendientes a dar con el paradero de los demás responsables.

Unidades de la Policía, el CTI de la Fiscalía y cuerpos de emergencia se encuentran en el lugar para evacuar a los lesionados y establecer las causas que generaron la explosión.

Primeras versiones indican que al momento de la explosión, sobre las 9:30 de la mañana, en la unidad policial se adelantaba una ceremonia de ascensos y entrega de medallas.

Varias fotografías del lugar de los hechos, que muestran la presencia de uniformados y la magnitud de los daños causados por el estallido, que sacudió los barrios, Muzú, Villa Mayor y Fátima, al sur de Bogotá.