Acueducto de Acacías en la lupa de la Contraloría por irregularidades
Acueducto de Acacías en la lupa de la Contraloría por irregularidades

La Contraloría General detectó irregularidades e inconvenientes de sostenibilidad producto de la aprobación de proyectos en los OCAD que no cumplen con requisitos necesarios, luego de adelantarse una auditoría a 23 proyectos de acueducto y plantas de tratamiento en siete departamentos y 18 municipios del país.

La Contraloría señaló que en estos proyectos se han invertido $39 mil millones de pesos de recursos del Sistema General de Regalías.

El ente de control informó que estos acueductos se encuentran principalmente en Acacías, Villavicencio, Granada, y Lejanías en el Meta; Titiribí, Fredonia y Santa Rosa de Osos en Antioquia; Albania, Manaure y Uribia en La Guajira; Sucre, Ovejas y Majagual en Sucre; Torotó y Buenos Aires en Cauca; Venadillo y Mariquita en Tolima, y Becerril en el Cesar.

El 50% de los proyectos fue aprobado sin el cumplimiento de licencias ambientales de captación de aguas, según la contraloría: «lo cual es reprochable porque no se toman en cuenta ni en la construcción, ni en la operación los temas elementales de cuidado del medio ambiente, protección de cuencas, caudal ecológico y demás que la normatividad exige”.

Como consecuencia de esto, el 65% los proyectos sean ineficaces, “pues la infraestructura está subutilizada, o los laboratorios para monitoreo de calidad del agua están sin uso, o faltan insumos para la operación de las plantas de tratamiento”, señaló la entidad.

Las principales situaciones detectadas en esta auditoría, se resumen en los siguientes puntos:

*La Sostenibilidad de los Proyectos genera alta incertidumbre, puesto que desde la presentación de los mismos en los OCAD se encontró que en un 9% de los casos no se presentó la carta de requisito de sostenibilidad y en un 74% no se entregó el plan de sostenibilidad, ambos requisitos de carácter obligatorio. Pese a este incumplimiento, fueron aprobados en los OCAD.

Así mismo se evidenció que el 78% de los proyectos no ejecuta acciones de sostenibilidad, ni tampoco mantenimientos, así como el 78% de los acueductos no tienen asegurada la sostenibilidad, toda vez que no se ejecutan acciones y no se garantizan los recursos de carácter permanente.

*En Gestión y Resultados hay proyectos sin el cumplimiento de requisitos técnicos y sectoriales, debido a la ineficiencia de controles en la verificación de requerimientos por parte de los OCAD que los aprobaron.

Es así como el 67% de proyectos presentaba predios sin titularidad, situación preocupante que genera gran incertidumbre para la operación y sostenibilidad de los acueductos. Se realizaron obras en las etapas de captación, plantas de tratamiento y distribución sin protocolizar servidumbres ni derechos de paso y no se evidencia que después de terminar las obras se realice saneamiento jurídico y/o financiero de activos.

*El 50% de los proyectos se aprobó sin el cumplimiento de licencias ambientales de captación de aguas, lo cual es reprochable porque no se toman en cuenta ni en la construcción, ni en la operación los temas elementales de cuidado del medio ambiente, protección de cuencas, caudal ecológico y demás que la normatividad exige.

También se evidenció que el 33% de los proyectos no presentaron alternativas, de tal forma que no se hicieron las debidas etapas de prefactibilidad y factibilidad que son necesarias en todo proyecto desde su inicio.

*En cuanto al Uso y Operación de los acueductos, se tiene que un 65% de proyectos son ineficaces, debido a que se encuentran con infraestructuras subutilizadas, laboratorios para monitoreo de calidad del agua sin uso, insuficiencia de insumos para la operación de las plantas de tratamiento y falta de capacitación al personal operario de los sistemas.

Tienen además infraestructuras con vulnerabilidades físicas y funcionales. En forma general, presentan tubería expuesta, agrietamientos, oxidación de los paneles o filtros de planta de tratamiento, rejillas obstruidas y bocatomas con deficiencias de construcción.

*En cuanto al índice de riesgo de abastecimiento IRABAM, que es el indicador de tratamiento, continuidad y distribución de agua potable, se evidenció que en los proyectos auditados sólo el 17 % de ellos reportan información y 83% no lo hacen.

Según esto, no existe certeza por parte de entidades y operadores respecto al cumplimiento del estándar de abastecimiento de agua frente a la demanda; mientras que la población no conoce la gravedad del riesgo al que pueden estar expuestos en relación con la prestación del servicio de agua para consumo humano.

*Sobre el cumplimiento de los indicadores de riesgo de la calidad de agua para consumo humano IRCA, es preocupante que el 52% de los proyectos no realice pruebas para determinar la calidad del agua, y que de los proyectos que reportaron IRCA, un 66% mantienen niveles de agua no apta para el consumo humano.

Para los acueductos en los cuales no se reporta este indicador (IRCA), es común encontrar que no existe un operador organizado para la prestación del servicio y que no cuentan con laboratorios, material de laboratorio o personal calificado para tomar, analizar e interpretar los resultados de las pruebas. Tampoco se evidenció que recurrieran a las Secretarias de Salud Departamental o Municipal para realizar tomas de muestras de agua.

En relación con los operadores de acueductos que sí reportan IRCA, se encontró que el 66% no distribuyen agua apta para el consumo humano según la escala del índice. Además, hay incertidumbre por el rigor con que se realizan estos procedimientos para establecer que se esté cumpliendo con las características requeridas para el consumo humano.

*En cuanto a la evidencia recogida para determinar si los proyectos cumplen en su infraestructura con especificaciones técnicas y de operación, se encontró que las construcciones de los acueductos y plantas de tratamiento tienen serias deficiencias.

Sólo el 13% cumplen con las especificaciones técnicas de infraestructura para una operación adecuada; en el 39% de ellos es inadecuado el sistema de captación, en el 43% el de tratamiento y en el 35% el sistema de distribución del agua.