Acacías
Acacías "La tierra por Dios bendecida" celebra 99 años de fundación

Este miércoles 7 de agosto, con un imponente desfile, la comunidad en general se unió a la celebración de los 99 años de Fundación de Acacías.

La pelea entre Juan Rozo y Pablo Emilio Riveros

El señor Juan de Dios Rozo Moreno, natural de Gutiérrez Cundinamarca, quien participara como estafeta en la Guerra de los Mil Días y buscando un mejor futuro, decide fundarse en este terreno que antes fuese jurisdicción de San Martín, creando allí la finca la Esmeralda, dado a la forma en que crecían las fincas y población de la zona, deciden entre varios patriarcas, construir un pueblo, tenido en cuenta esto, desde la inspección de San Martín, envían al señor Pablo Emilio Riveros Reina, quien con su profesión de Topógrafo, es encargado para demarcar las calles del que sería el nuevo pueblo.

Busto de Pablo Emilio Riveros en el parque municipal.
Busto de Pablo Emilio Riveros en el parque municipal.

A pesar que el Señor Juan Rozo, insistía que la cabecera del pueblo se construyera en la parte baja muy cerca de su finca, es Pablo Emilio, quien aconseja se hiciera en la parte alta, dado a la calidad del terrero, cosa que detono muchos disgustos entre estos dos y varios pobladores del naciente municipio, finalmente se decidió fundarse en la parte alta, puesto que aunque a Don Juan Rozo no le parecía lo mejor.

El topógrafo Pablo Emilio Riveros, sin avisarle, realizó el acta de fundación en la notaria de San Martín, un 7 de agosto de 1920 llamándolo «Corregimiento de Boyacá» conmemorando la Batalla de Boyacá que se celebra este mismo día; dado a que el Topógrafo Riveros no informo de esto a Juan Rozo, esto causo muchos inconvenientes provocando que Riveros saliera del Pueblo y no dejase allí descendientes del mismo, caso contrario del señor Rozo, pues sus descendientes aún residen en este territorio.

Historia de la Fundación de Acacías

El siete de agosto de 1920, siendo presidente de Colombia don Marco Fidel Suárez e Intendente Nacional del Meta el General Jerónimo Mutis, un grupo de personas comisionadas por el Concejo Municipal de San Martín, se trasladó al lugar donde hoy está ubicada Acacías, y el padre Alejandro Salaín celebró una eucaristía poniendo a Cristo como la piedra angular de la nueva población.

Escudo de Acacías
Escudo de Acacías

Se le dieron como límites generales: el Río Negro o Guayuriba con el Municipio de Villavicencio, el Río Meta con las Sabanas de Yucuana hoy Municipio de Puerto López; el Río Guamal con el Municipio de San Martín, y por el costado occidental con los Municipios de Gutiérrez y Quetame en Cundinamarca.

El primer nombre escogido para la nueva fundación por los motivos históricos señalados fue el de “Corregimiento de Boyacá”, como reza textualmente en el acta de fundación, pero por motivos desconocidos el nombre no prosperó.

Triunfó definitivamente el más poético de todos, “Las Acacias”, debido a la gran cantidad de acacias playeras que circundan las riveras de los ríos entre los cuales se levanta la población. Don Oliverio Torres Carrillo explicó que finalmente terminaron cambiándole el acento a la palabra, y quedó “Acacías”, porque para pronunciarla hay que sonreír, y para las gentes era más sonora y agradable al oído.

Antigua foto del Parque Principal de Acacías (Imagen tomada de http://noticieropopularacacias.blogspot.com)

El Señor Intendente designó como primer Corregidor al señor Gregorio Jácome Calderón, Ex comisario especial de la Comisaría del Vaupés, con el primordial encargo de fundar lo que hoy constituye una de las poblaciones más pujantes del Llano, escogiendo para ello el sitio más oportuno, conveniente y céntrico entre los Municipios de Villavicencio y San Martín. Los señores Oliverio Reina, Juan Rozo y otros moradores influyentes, opinaban que la nueva fundación debía efectuarse en terrenos aledaños a sus propiedades ubicadas en lo que hoy se conoce con el nombre de la vereda la “Esmeralda”, en la finca de don Juan Rozo cerca a la Hacienda de la Unión.

A éstos se oponía el Criterio del Doctor Pablo Emilio Riveros Reina, quién con la visión de ingeniero urbanizador y luego de explorar gran cantidad de territorio selvático virgen, opinaba que dicha fundación debía llevarse a cabo en terrenos altos secos y con aguas suficientes para abastecer las necesidades de la futura ciudad.

En su remplazo fue designado el señor Jorge Arturo Riveros Martínez, quien recibió el mismo encargo de su predecesor. Para efecto visitó todos los descumbres y fundos de la región en número de unos sesenta y cuatro; conoció las fundaciones que había entonces, que eran las de: Juan Rozo, José H. Rey, Federico Rojas, Cornelio Cárdenas, Manuel Cárdenas, Bernardo Vaca, Bautista Billar, Sandalio Leal, Fruto Lozano y otras pocas, que albergaban unos 300 habitantes. La escuela funcionaba en una casa de propiedad particular, del señor Vicente Antonio Rojas.

Catedral de Acacías – Nuestra Señora del Carmen

Escogiendo finalmente y de acuerdo con el Doctor Pablo E. Riveros el bosque entre las inmediaciones de los ríos Acacías y Acaciítas, que él indicó como el más apropiado por hallarse en terreno alto, seco, con aguas abundantes y potables, aún cuando quedaba un poco aislado del Camino Nacional Villavicencio-San Martín y de las fundaciones; el corregidor decidió y ordenó descumbrar dos hectáreas en cuadro y dar comienzo al trazado y construcción de las Casas para Escuela, Corregimiento, Capilla y Matadero Público.

Con la ayuda de unos y la curiosidad de otros que ya estaban acampados en este lugar, procedieron a trazar la plaza y se pronunció un modesto discurso alusivo al hecho.

Bajo el mando y orientación de Pablo Emilio Riveros y el corregidor, se hicieron los trazados de las calles, dejando éstas de 90 metros de longitud por 15 de ancho, lo suficientemente anchas y rectas como bases de una población moderna.

Fuente: Libro «Historia de Acacías, Corregimiento de Boyacá, Pueblo de acacias, Ciudad del Retorno» – 2011