Nuevo Puente Chirajara estaría listo a mediados de 2022: ANI
Nuevo Puente Chirajara estaría listo a mediados de 2022: ANI

El 15 de enero de 2018 se registró el desplome de la pila B del Puente Chirajara, tragedia que cobró la vida de nueve personas y causó perdidas estimadas en más de 75 mil millones de pesos. Al cumplirse dos años de la tragedia, las obras para la nueva edificación siguen detenidas, mientras la ANI continúa con el proceso de estudios y diseños.

Según declaraciones entregadas este lunes por el vicepresidente ejecutivo de la Agencia Nacional de Infraestructura – ANI, Carlos García, los estudios actuales para construir el nuevo Puente Chirajara irán hasta mediados de este año, y se espera que su ejecución tarde alrededor de 22 meses, por lo cual el nuevo Puente Chirajara estaría finalizado a mediados de 2022.

“Si no se objetan los estudios que actualmente se están realizando y que irían hasta mediados de este año, la Agencia Nacional de Infraestructura estima que las obras duren 22 meses, es decir que para mediados del 2022 entre en funcionamiento el puente Chirajara en su totalidad”, aseguró.

Gracía explicó que “El proceso de reconstrucción del puente, que colapsó en el sector del Chirajara de la vía Bogotá – Villavicencio se encuentra en etapa de estudios y diseños, ya que los estudios que había realizado el concesionario no fueron aprobados por la interventoría que los objetó».

Así será el nuevo puente Chirajara

El funcionario indicó que entre tanto «se están realizando unas perforaciones tanto del costado de Bogotá como del costado de Villavicencio -tres en cada uno de los lados- con el propósito de determinar exactamente el tipo de obras de estabilidad que requiere la ladera y adicionalmente la profundidad o modificaciones que habría que hacerle a la cimentación existente, esos trabajos deben finalizar hacia el mes de marzo y en ese sentido, el concesionario debe afinar los estudios y diseños para surtir el proceso con la interventoría para la no objeción”.

El vicepresidente ejecutivo de la ANI aseguró que “el concesionario debe entregar, conforme al estudio contratado que se suscribió en el año 2010, una segunda calzada que una al sector del Tablón con el sector de Chirajara, el tipo de puente que va a unir los dos túneles, uno que ya fue construido por el concesionario y otro que está próximo a ser entregado por la concesión Chirajara Fundadores, es un tema que le compete exclusivamente al concesionario, lo que le compete a la Nación es la entrega de la segunda calzada, pero es posible que la tipología del puente cambie, es decir que ya no sea un puente atirantado, sino que puede ser de voladizos sucesivos como el que se va a entregar en el sector de Pipiral, puede ser una fórmula de solución para la segunda calzada y la unión de los túneles que están construidos”.

Frente a la compensación económica por los daños y perjuicios que se presentaron a raíz de la no entrega del puente, García confirmó que cuando se inició el gobierno del presidente Iván Duque comenzaba un proceso sancionatorio que estaba avaluado en $16.000 millones.

De estos rubros, «$100.000 millones correspondían al costo del puente que había colapsado, $10.000 millones correspondían a la sanción económica por la no entrega del puente, equivalentes a 10 salarios mínimos mensuales diarios y finalmente, el perjuicio que había recibido a la Nación con relación a la no entrega de las obras en su debido momento”.

“En ese sentido a finales del 2017 buscamos una solución más expedita en términos de la multa, el concesionario entonces asume la construcción del nuevo puente, adicionalmente, hace un reconocimiento a la Nación equivalente a unos $8.000 millones y el resto de lo que era el perjuicio se mantiene en el proceso sancionatorio que está en trámite, esperamos hacer una nueva sesión en los próximos días y así va todo el proceso”, agregó García.

Las causas del derrumbedel Puente Chirahara

Implosión de la Pila C del Puente Chirajara

Fiscalía General concluyó que el colapso de la estructura se presentó a causa de errores de diseño y construcción del puente atirantado.

La conclusión de la Fiscalía tuvo como base un informe de la Universidad Politécnica de Cataluña (España), hecho con la colaboración del Centro Internacional de Métodos Numéricos en la Ingeniería, CIMNE.

Los estudios revelaron que el puente presentaba “importantes errores de diseño y su construcción se llevó a cabo acumulando diversas deficiencias» y concluyó que: «la caída sobrevino por la conjunción de varias de estas circunstancias”.

En el proyecto fallido, la ejecución de la obra estuvo a cargo de las firmas Gisaico S.A. e Icmo S.A.S., subcontratadas por la empresa encargada del tramo donde quedaría el puente, el Concesionario Vial de los Andes – Coviandes.

Lo que quedaba de la obra, la llamada Pila C, en la cual se habían invertido unos 700 mil millones de pesos fue derribada con una implosión en julio pasado.

Para el nuevo puente Chirajara, Coviandes contrató a la empresa norteamericana Modjeski & Masters (M&M) para la revisión de los aspectos técnicos de la solución estructural, y como resultado se adjudicó la obra del Puente Chirajara a la firma CONSORCIO EIFFAGE –PUENTES Y TORONES.